Presentan colección de cuadernillos ¡Viva Morelos! en el MMAPO

37

El objetivo de la colección ¡Viva Morelos!, con idea original de Verónica Espinoza, es que a través de difundir las fiestas tradicionales, “leyendas” e historias de los zapatismos, contadas por la gente de los pueblos, se resignifican (por la imagen y el texto), poniendo énfasis en la construcción de comunidad. Ejemplares que son una apuesta a la memoria, a ser parte de un proceso comunicativo que recupere ese pasado de interrelación entre los pueblos, para ganar tiempo y resistir, fortaleciendo la no muerte y el no olvido. La relación con el pasado se puede perder en el vendaval de la modernidad, que arrasa memorias, apantles, tierras de cultivo, programas de carnaval, partituras, fotos viejas. “El progreso es una catástrofe”, lo señaló el filósofo alemán Walter Benjamin en su “Tesis sobre la historia”.

En esas ruinas sobre ruinas, la memoria ‒que unía a las diferentes generaciones, no sólo a las vivas‒ se va perdiendo o diluyendo. El arte tradicional de narrar se va perdiendo, cada vez es más raro encontrar gente que quiera platicar largamente, como señala de nuevo Walter Benjamin, en su texto “El narrador”: “es como si una capacidad, que nos parecía inextinguible, la más segura entre las seguras, de pronto nos fuera sustraída. A saber, la capacidad de intercambiar experiencias”.

Al perderse esta práctica narrativa, una parte fundamental de lo que da sentido y solidez a la comunidad se ve afectado: la trasmisión de las historias y saberes propios. Se dejan de presentar danzas como la de moros y cristianos, se dejan de realizar asambleas que determinaban los aspectos importantes de la vida comunitaria, se dejan de interpretar los corridos surianos, que eran la voz de los pueblos, la misma voz ‒suma de saberes‒ que redactó el “Plan de Ayala”. También se deja de conocer el monte y las plantas que curan y alimentan, se olvida los sacralidad del agua y se contaminan los ríos y los apantles de vuelven drenajes. Y la comunidad se debilita y la resistencia se vuelven menos posible. Junto con la tierra se venden los recuerdos, la memoria.

Esta recolección de voces e historias no tiene solamente una mirada nostálgica a un pasado ya ido o en proceso de desaparecer, sino que consideramos que en la cultura de los pueblos originarios encontramos un reservatorio para el futuro.

Los cuadernillos empezaron a publicarse hace más de quince años y la colección se fue formando título a título, como parte de una estrategia más amplia o a partir de solicitudes concretas, como un acto de recuperar y/o fortalecer la memoria. Los primeros cuatro títulos se encontraban agotados y por ello la editorial “Libertad Bajo Palabra” decidió reeditarlos todos y al mismo que se relanzaba la colección, se publicaba “Zapata cabalga de nuevo”. En los últimos meses se han ido agregando otros títulos. El proyecto de la editorial es el “De acopio y dispersión de nuestras voces e historiaz”, por ello los cuadernillos se han distribuido y vendido en fiestas patronales o de cuaresma, en la feria del libro de lenguas indígenas, en plazas públicas y los homenajes en que se recuerda a Rubén Jaramillo o a Emiliano Zapata, entre otros tantos lugares.

Dichos ejemplares han sido ilustrados por artistas no sólo de reconocida calidad, sino que conocen y son parte de la tradición: Cristina Montaño, Raymundo González (el iniciador), Eduardo Lugo, Juan Machín, Hugo Cabrera, Alberto Simón Jiménez Mendoza, Fernando Garcés.

Los títulos de la colección son: “Santiago Apóstol, sus fiestas en Jiutepec”, “La festividad de San Lucas Mazatepec”, “Así nos lo contaron. Historias mágicas y de aparecidos”, “San Juan Parrandero y los dioses del agua”, “Zapata cabalga de nuevo”, “Ramona, rebelde tejedora de sueños”, “San Isidro Labrador, Acapantzingo” y “Jiutepec. La pasión de un pueblo”.

El jueves 28 de enero, la colección de cuadernillos ilustrados (para niños de 9 a 109 años). «Viva Morelos», se va a presentar en Cuernavaca a las 17:00 hrs. en el Museo Morelense de Arte Popular (MMPO). En los comentarios estarán: Cristina Amezcua (Investigadora del CRIM/UNAM), Ricardo del Conde (documentalista), Flavio Barbosa (Editorial “Libertad Bajo Palabra”), moderará el coordinador de la colección, Victor Hugo Reséndiz, en la música: Alberto Simón Jiménez Mendoza (Jiutepec) y Úlises Nájera (de Tezoyuca).