«Coincidencias: Tlatelolco y Ayotzinapa»: la columna del Prof. Isaías Cano

23

 

Por: Isaías Cano

Aun no cierra una herida y se abren otras. Recurrentes crímenes colectivos; hechos de cruenta y salvaje represión a cargo de gobiernos que no pueden ocultar su rostro represivo: la sangrienta noche del 2 de octubre del ´68; la Guerra Sucia de los 70s; el 10 de junio del 71; Ayotzinapa, 26 y 27 de septiembre, 2014, son los acontecimientos más sobresalientes, no los únicos, de carácter sangriento, con pérdidas de vidas  jóvenes, asesinatos  con saña, violencia y actuar de cuerpos armados de gobiernos, envueltos en la impunidad.

Dos años han pasado del artero y cobarde ataque a normalistas de Ayotzinapa  en Iguala Gro. a manos de cuerpos policiacos con indicios de involucramiento de militares, y 48 de la matanza de estudiantes y civiles la noche negra de Tlatelolco, el 2 de octubre del ’68, a manos de militares y del Batallón Olimpia con cientos de muertos. Tres presidentes priistas responsables de estos actos de barbarie en distintos sexenios: Díaz Ordaz, Echeverría y Peña Nieto. La memoria colectiva no olvida ni perdona esas páginas negras de la historia reciente con indelebles manchas de sangre.

Con margen de menos de ocho días, han tenido lugar multitudinarias concentraciones ciudadanas en el país, tanto para traer a la memoria el ominoso caso de los estudiantes desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa, Raúl Isidro Burgos, como para recordar y rendir homenaje a los caídos el 2 de octubre, más junto a ello, el reclamo de justicia, condena a la impunidad y el desenmascarar a un sistema político que ha pisoteado libertades y violentado derechos humanos, dentro de conductas y acciones envueltas en  monumental corrupción e impunidad.

El 2 de octubre como en Ayotzinapa, en fechas y circunstancias distintas, las acciones criminales de gobiernos han cobrado vidas de jóvenes estudiantes, y la condena y grito de exigencia de justicia ha caído como lápida sobre la mal recordada memoria de Gustavo Días Ordaz y la descalificación generalizada a regímenes de Luis Echeverría y del aun presidente en funciones Enrique peña Nieto, quienes no podrán quitarse, vivos o muertos el juicio del repudio colectivo.