«La Adolescencia como un momento de oportunidad» la columna de Yazmín Tapia

36

LA ADOLESCENCIA COMO UN MOMENTO DE OPORTUNIDAD.

La adolescencia es una etapa de transición entre los 12 y 19 años, en donde surgen inquietudes de exploración y búsqueda natural de una identidad propia. Los adolescentes en ésta etapa,  empiezan a procesar la información de una manera diferente, debido a los cambios físicos y psicológicos característicos de ésta edad. Empiezan a cuestionarse y a buscar sus propias respuestas para irse forjando como los adultos que serán en el futuro.

Se caracteriza por ser una etapa importante en la vida de la persona, ya que supone el paso de la niñez a la edad adulta y como toda etapa con grandes cambios, también supone una época de problemas para muchos padres.

Es habitual que el joven adolescente sea rebelde, tienda al desinterés o a la desmotivación, es inseguro, puede llegar a ser depresivo o ansioso, y –en ocasiones- suele tener dificultad para integrarse con sus compañeros.

La labor que se sugiere a los padres y formadores, es poder ofrecer a los adolescentes, el apoyo y la contención necesarios, confiando en que los recursos internos ya se han ofrecido en la etapa formativa y que en esta nueva etapa, es importante estar muy presentes  permitiendo al mismo tiempo, que ellos puedan ir dando sus propios pasos.  El adolescente atraviesa por las siguientes etapas y es muy importante que las tengamos presentes dentro del proceso:

A continuación, Las  características y tres etapas del desarrollo en la adolescencia mencionadas en el blog de Defábula. Centro de formación Gestalt y escuela de Psicoterapeutas.

“La edad de la manifestación de la etapa desencadenante, puede variar, pero es detectable cuando el adolescente empieza a mostrar conductas distintas de las establecidas previamente. ( cambio de peinado o ropa, necesidad de aislarse, rebeldía, cambio de estado de ánimo)”

1.Etapa de Desarraigo: es la etapa en la que el adolescente tiende a diferenciarse de sus padres, de su propia familia y de otros adultos que le rodean. Trata de encontrar su identidad, reconociendo sus propios puntos de vista, sus sentimientos, emociones, deseos y valores.

2.Etapa de Interiorización: es la etapa en la que el adolescente suele hacerse preguntas que nunca antes le habían parecido cruciales o importantes en su vida. Es normal que se pregunte quién es, qué es lo que quiere hacer, qué le gusta, que es aquello que de verdad le importa, cuál es su función en la vida…

3.Etapa de Reintegración: es una etapa que aparece cuando ya tanto el desarraigo como la interiorización han pasado; esto es, cuando el adolescente ha aprendido a desarraigarse y ha encontrado algunas respuestas a esas preguntas fundamentales. Es una etapa en la que el joven tiende a reincorporarse tanto con el medio familiar como con su medio social.

Una vez que hemos conocido éstas etapas, concluyo que el objetivo, es que los adolescentes  logren reintegrarse de manera natural y para que puedan lograrlo,  es muy importante que los padres  identifiquen y permitan que se presenten éstas etapas de una manera natural y refuercen el apoyo para que ell@s tengan muy presente,  que a la par del  proceso que ellos atraviesan, podrán contar con  sus padres y/ o formadores en cada uno de estos pasos, mientras  ellos van en la búsqueda y exploración de sus procesos personales.

La época actual, demanda nuevas formas de acompañamiento y acción como padres y como adolescentes, considerando que la globalización y tecnología han abierto nuevas formas de comunicación e interacción.  Estos factores hoy nos presentan un panorama diferente, que influye  de manera  directa en las manifestaciones sociales, culturales e ideológicas del entorno.  Los métodos bajo los que los que nuestros padres nos acompañaron o guiaron nuestros procesos adolescentes, parecen no responder del todo a las necesidades  actuales de ésta etapa adolescente.

Es necesario entonces, estar informados de los cambios NATURALES que conlleva ésta etapa y permitirles que se dirijan hacia la autonomía de una manera contenida y presente. Estando atentos de sus cambios y necesidades, pero no sobre protegiéndolos.

Cinco acciones de apoyo fundamentales en ésta etapa son:

  • Informarse acerca de los cambios propios de la etapa adolescente y comprender que es una etapa de transición que pasará, y que la forma de abordarla, será muy importante para el futuro desarrollo de su adultez.
  • Generar un ambiente de confianza con el adolescente para abrir los espacios de comunicación. Crear un espacio semanal especial para reunirse en un día y en una hora previamente acordada, para poder escuchar, hablar y compartir, las inquietudes o necesidades que surjan por parte de todos los integrantes de la familia. No se propone como un espacio para “ reclamos” sino para “ escuchar” y hacer “peticiones de mejora “ en caso necesario.
  • Buscar redes de apoyo independientes a las que como padres puede ofrecérseles ( tíos, primos, amistades confiables, terapeutas, maestros) y hacerles ver que pueden acudir a éstas personas en caso necesario, que no están solos.
  • Estar enterados de las personas o amistades con las que se están relacionado, así como de los lugares que frecuentan y los gustos que están empezando a descubrir. No desde una postura de control, SI desde un lugar de comunicación.
  • Si se detecta cualquier situación que salga de los parámetros propios de las características de la etapa que están atravesando ( consumo de drogas, alcohol, autolesiones, depresión, anorexia, bulimia, baja autoestima y cualquier comportamiento que llame la atención), acudir a personas especializadas a través de talleres, pláticas o psicoterapia, para que se puedan oportunamente tomar las medidas necesarias.

El buen manejo de ésta etapa, puede ser un momento clave para su vida futura. Estar atentos, comprender el proceso que atraviesan y acompañarlos con límites amorosos, puede generar cambios significativos en la vida del adolescente.